lunes, 27 de julio de 2015

TE VAS




Encima de la mesa una copa de un vino perdido
se trata de un tinto vacío.

Las lagrimas se mezclan con el sudor, pudor, estupor,
del sexo, del frío de tanto calor.

Alzas la cabeza en medio de un suspiro.
Te miro, me giro, temiendo al olvido.

Te miro, me giro y temo al olvido
Temiendo llegar a un otoño tardío.




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada