lunes, 18 de mayo de 2015

DÉJATE LLEVAR



Tienes unas curvas que me vuelven locas las manos, una piel que acariciarla se vuelve en una tarea fácil pero delicada, como si se tratase de algo frágil.

Y yo, que idiota de mí, me alejo temiendo acabar haciéndome daño,
y yo, que ingenuo de mí, me alejo temiendo acabar haciéndote daño.

- Déjate llevar- me digo a mí mismo, pues del pasado uno no se puede alimentar. Del miedo a un futuro a fracasar... Que nada en este mundo me impida volver a fallar.

- Déjate llevar- me digo, y tu cuerpo que no dejo de admirar. Iluso de mi al pensar que el tiempo no lo pondrá todo en su lugar.

- Déjate llevar- me digo, igual que una hoja perdida en el mar. Navegando a la deriva en el momento, sin saber dónde la corriente la acabará por arrastrar.

- Déjate llevar...



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada